Seleccionar página

Las estadísticas de la Secretaria de Salud indican que la cifra de fumadores en México se mantiene en 15 millones de personas en promedio, aunque admite que las nuevas generaciones de consumidores presionan al alza.

El senador Francisco Salvador López Brito, presidente de la Comisión de Salud y médico cirujano de profesión, considera que una política pública permanente contra el tabaquismo “debe dirigirse a la niñez; incorporar a los planes de estudio de educación básica la educación en salud, “como se hace con matemáticas o geografía, para imprimir a la Ley General para el Control del Tabaco, un carácter preventivo.

-Para reducir el consumo de tabaco en México, la Organización Panamericana de la Salud recomienda incrementar los impuestos. ¿En qué porcentaje cree que se podría aumentar el gravamen a los cigarros?

-No es mi intención aumentar el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) del tabaco. Mi preocupación es que ese impuesto llegue a donde tiene que llegar, porque no hay claridad ni transparencia en la aplicación de estos recursos. Para 2017 se espera recaudar por IEPS al tabaco poco más de 40 mil millones de pesos; sin embargo, a la hora que preguntamos a las instituciones del sector salud -que desarrollan programas preventivos contra el tabaco, o para el tratamiento del cáncer- si le llegan estos recursos, ellas lo niegan. Quiere decir que para el fin que está estructurado este impuesto, que es para resarcir los efectos del tabaco, a nivel preventivo y curativo, no se ve.

¿En la Fórmula Uno ya no aparecen como patrocinadores marcas de cigarrillos, ni tampoco se ve en la televisión comerciales de sus fabricantes. ¿Qué otras medidas habrá que adoptar para reducir el tabaquismo?

-Se habla de dos temas en cuanto a publicidad. Uno es el envase o el empaque genérico, así como las medicinas genéricas son envueltas en empaques blancos y que sólo anuncian la fórmula y pudiera allí, anunciarse el nombre comercial en un solo embase genérico, esa es una propuesta. La otra propuesta es que, aunque su publicidad se limita a ciertas horas y lugares, como oficinas o escuelas y espacios públicos, se propone eliminarla totalmente.

-¿Considera que existe una buena estrategia en los medios de comunicación para informar a los ciudadanos sobre los riesgos del tabaquismo?

-Los medios de comunicación deben promover de manera solidaria programas y eventos que tengan un mensaje positivo en tema de salud, de adicciones como el tabaquismo. Los exhortaría a que hubiera una mayor participación, por la situación de salud pública complicada que vive el país. Yo entiendo que la prioridad que el gobierno federal debe dar a la difusión de estos programas en los horarios en los que se les facilita por ley, deben ser enfocados a temas de salud y de educación.

-¿Qué medida se debe reforzar para disminuir el consumo del tabaco y reducir los 15 millones de personas que lo consumen en México?

-Insistir en lo que es educación y promoción de la salud. Meterle recursos presupuestales a estos programas preventivos. Se puede hacer una campaña donde vaya todo el conjunto de adicciones, junto con el tabaco, y que llegue a lo que son las áreas de educación básica y primaria, para informar a niños y adolescentes los problemas que genera el tabaco, sin descuidar a la población adulta. Nuestro principal universo, para hablar a corto, mediano y largo plazo, son los niños. Tenemos una Iniciativa, que aún no es dictaminada, donde junto con la senadora Diva Gastélum, proponemos el tema de la educación para salud, que este tema sea una materia como matemáticas o geografía, que se lleve desde la educación básica, hasta la media superior, para generar la cultura médica de la prevención.

-¿Cómo se puede mejorar la Ley General para el Control del Tabaco?

-Se habla de meterle un mejor programa de carácter preventivo, porque venía con una fuerte dosis prohibitiva, pero le falta ser un generador de una política pública más preventiva. La otra ausencia es que enumera o menciona lo que es el tabaco ilegal o adulterado -que contiene aserrín, productos con alto contenido en plomo, y hasta excretas de humanos y animales-, pero no tiene sanciones al respecto. Así que la autoridad sanitaria no puede hacer nada cuando encuentra almacenamiento o comercio ilegal de tabaco.

Por ello propusimos una iniciativa, para sancionar ese delito. La propuesta la revisaron las Comisiones de Salud, Estudios Legislativos y la de Justicia. En abril se aprobó en el Senado, ahora esperamos el visto bueno de la Cámara de Diputados, en el próximo periodo de sesiones.

-¿Las empresas cigarreras lo han presionado para reducir el impuesto al tabaco?

-No he sido presionado para reducir los impuestos, y no estoy de acuerdo en su baja. Un incremento de los gravámenes debe ser analizado muy detenidamente.

-¿Ha habido algún conflicto de interés entre un Senador que represente a una compañía de cigarros?

-No conozco a ninguno que tenga un conflicto de interés. Hay legisladores cercanos a la Confederación Nacional Campesina (CNC), quienes de alguna manera cuidan a los productores de tabaco. No negamos que para ellos representa un ingreso lícito la siembra y cosecha de tabaco. En México hay estados donde grandes grupos de familias viven de manera directa o indirecta de su producción. Por ello, entre estos legisladores hay preocupación cuando se tocan estos temas, ya que pueden afectar a los campesinos.

-Dicen que para el cultivo del tabaco se necesitan fertilizantes y plaguicidas, al respecto ¿qué pasa en México? ¿Se tiene contabilizada esa contaminación?

-Es importante que el Sector Salud sea muy exigente con los campesinos productores de tabaco, para que utilicen fertilizantes y plaguicidas de tipo orgánico, porque cuando aplican agroquímicos tóxicos, éstos pasan al tabaco y puede ser un daño extra para la salud.

-¿En Guerrero el diputado local Ricardo Mejía Berdeja propone legalizar la amapola para fines medicinales, ¿está usted de acuerdo?

-La amapola genera la goma de opio y de ésta se extrae la morfina y la heroína, sustancias reguladas y con un estricto control de las autoridades y sólo se permite su utilización con fines médicos.El uso de morfínicos sintéticos para el uso médico es un derivado de la amapola, no así la heroína. Por ello la morfina sí está autorizada, pero bajo un estricto control médico, y es aplicada en tratamientos contra el cáncer o terapias en etapas terminales.

-¿Está usted a favor del uso medicinal y lúdico de la mariguana?

-En el Senado nos tocó el proceso legislativo que culminó en la Cámara de Diputados sobre el principio farmacológico. A derivados de la mariguana se le encontraron propiedades curativas, como es el caso del tetrahidrocannabinol. En los próximos días se publicará en elDiario Oficial de la Federación la reglamentación para su uso científico, en investigación y médico. Lo que no se permitirá será el autocultivo, ya que será sembrada en laboratorios autorizados por la Secretaría de Salud y la Cofepris, quienes vigilarán su siembre regulada y controlada, quizá en invernaderos, para tener la materia prima y extraer el tetrahidrocannabinol. De tal manera que, para uso médico, ya se aprobó el uso del principal componente de la mariguana porque se le encontraron propiedades terapéuticas.

El año pasado se realizaron en el Senado una serie de foros, donde el consenso fue que se avanzara en la aprobación de los derivados farmacológicos de la mariguana, pero no sobre el autocultivo y su utilización lúdica. En lo personal, de acuerdo con las condiciones que vive México, no está para aprobarse el uso lúdico, porque si ya tenemos problemas con el tabaco, el liberar el uso recreativo de la mariguana, por ser una sustancia adictiva con efectos secundarios cuando se tiene un padecimiento psicológico o psiquiátrico, puede generar más problemas. Además, el sector público no cuenta con las suficientes medidas para el tratamiento por adicciones.

-El 31 de mayo fue el Día mundial sin tabaco. ¿Cuál es el origen de esta celebración?

-Fue instituida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en 1988, a raíz de que se ubicó al consumo del tabaco como un factor de alto riesgo para enfermedades respiratorias y algunos tipos de cáncer. Logra su figura jurídica cuando en 2003 se llegó a la conformación de un marco normativo para controlarlo, el cual fue adoptado y ratificado por muchos países del mundo. En el caso de México, tras ser revalidado por el Senado y el Ejecutivo, fue publicado en el Diario Oficial de la Federación en 2004.

Fuente: Revista Zócalo